25 de mayo: El reencuentro.

Este día ha sido importante en Cataluña y en Barcelona. El primer día que te podía reencontrar con tus seres queridos, amigos…

Mis hijos tenían muchas ganas de ver a su yayo y así lo hice. Fuimos con coche, nada de transporte urbano.

Picamos a la puerta y cuando nos vimos algunas lágrimas cayeron, pero en la lejanía. Sin abrazos, sin besos, guardando las distancias, en principio para proteger al abuelo con 87 años.

Es muy alegre y a la vez es muy triste. El distanciamiento continúa incluso dentro de las familias y preveyendo la posibilidad de contagio, sobre todo para su abuelo.

El encuentro se vuelve hasta frío. No tienes anécdotas que explicar,  más de dos meses sin salir de casa. Hablar de las noticias y de los muertos, es muy triste, así que nos salvó la televisión.

Vuelvo a remarcar que los niños, si no pueden ir con sus amigos y hacer sus partidos de fútbol, la verdad es que les da pereza. Pereza sobre pereza del día detrás de otro día.

Por muchas cosas que les hagamos hacer, e intentar que no sean monótonos los días, nuestros hijos han quedado muy tocados. Como no encontremos rápidamente motivos de alegría para nuestros hijos, vamos a criar una generación muy triste. La generación COVID.

Muchas ganas de ir a dar la vuelta a la manzana no tienen, prefieren estar en contacto con sus amistades en el móvil que salir ¿para qué?

En un post ya dije que tendríamos que crear una asignatura semanal de salud mental para nuestros hijos. Cada vez creo que es más imprescindible.

También fueron el día del primer atasco, concretamente en la Calle Valencia, que ha desaparecido un carril y de los cinco que llegó a tener, quedan 2 transitables para vehículos rodados, uno de bus, uno entero para bicis y uno de aparcamiento… y justo en pocos día con nocturnidad y alevosía.

En estos días la expresión con nocturnidad y alevosía cambiará por confinamiento y alevosía…

Al final los paquetes vendrán repartidos por dron… por que en coche… cada vez peor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *