27-02-2021 He renovado

Acabo de renovar un año más este dominio y blog. Me tendréis aquí para comentaros muchas más cosas, como que por ejemplo, daros cuenta que el trabajo normal se está acabando.

Yo trabajo para apps. No tengo contacto personal ni con facturación ni con cualquier tipo de servicio como relaciones humanas o personal, como hasta ahora en cualquier trabajo clásico.

Dicho de otras palabras, que no conozco a mis jefes, que si pasa algo no sé a quién he de ir a preguntar o quejarme, y cada vez son más las empresas que trabajan así:

DESHUMANIZANDO EL TRABAJO

Yo ahora con una de ellas, he tenido un pequeño problema, que creo que ha sido de discriminación y no he sabido dónde ir a preguntar o quejarme. Sólo tengo un e-mail de contacto, que no se han dignado a contestar.

Las apps, lo que provoca en todos mis compañeros es miedo. ‘No te quejes’ que te van a bannear, ‘No protestes’ que no te van a dar trabajo, pero eso si mientras yo tenga trabajo a los demás que les den.

El no protestar puede significar pan para hoy y hambre para mañana. Si tú ahora no protestas, las tornas pueden girarse 180º y yo reírme de tí o desinteresarme de tu problema.

En los tiempos que corren, impera el sistema del MIEDO, no te quejes, no protestes y calla.  Al menos en estos sistemas de trabajo con App.

Aquí al menos tengo e-mail, y en otras sé dónde están las oficinas centrales, pero es que hay una que ni teléfono tienen de contacto y mucho menos correo.

Es muy triste, que esperes que no te toque a tí, el día que te pase, otro gallo cantará.

Además en todas ellas hay una cláusula que si hablas mal de ellas o en público, es motivo suficiente para darte de baja la aplicación, así que trabajo cero.

Tanto que estamos protestando por el rapero Hasél y otros, a nadie se le ocurre que este tipo de cláusulas son abusivas y van contra la tan denostada Constitución y Libertad de Expresión y opinión y son opresiones a las personas y no tendríamos que permitirlo.

En definitiva, las libertades son para algunos, no para todos, los que pagan, se pueden saltar lo que sea, que por cobrar lo permitiremos todo.

Y el gobierno lo quiere regular, pero me parece que tiene una mentalidad del siglo pasado. No sabe ni tiene idea de que son las apps, ni cómo se gestionan y aplican. No avanzan con nosotros, siempre van tres pasos por detrás (y a veces 4).

No saben aplicar los derechos y valores que predican, sino lo único que quieren es cobra. Les ciega el dinero y no piensan en las persona, y mucho menos en los trabajadores, que creo que les importan poco.

Sino revisarían lo primero de todo qué les obligáis a firmar a los trabajadores.  Seguro que hay un montón de cosas que no son legales.

Hace unas semanas, escribí un e-mail explicando algunas situaciones que se están produciendo en las apps (como la compra venta de trabajo) y tampoco me han dicho nada.

Se ve aquí a nadie le interesa lo que pasa. Les importa poco el tráfico ilegal de trabajo. Hay cuentas que las trabajan personas que no tienen papeles pero que pagan un porcentaje elevado de su facturación para que les dejes utilizar su cuenta y poder llevar algo de dinero a su casa.

Cuando venga la declaración de renta tuya, explícales a Hacienda que parte de tu facturación no es tuya… o es que lo declaras como un trabajador tuyo… no sé las trampas que hace cada uno.

Lo último es que todo esto empezó por una multinacional de reparto, que iban a por ella, pero que milagrosamente se ha quedado fuera. Sólo de comida. Señores, aquí se ha demostrado que Amazon tiene más poder e influencias que el gobierno de este país, que son todos unos vendidos.

Y si tengo que ir a la cárcel, por decir ésto… lo borraré claro, tengo que mantener a una familia y no hay unj aparato político detrás que me mantenga como con todos los del procés.

Cada vez tengo más claro, que las leyes no son para todos, siempre lo he dicho. Al poder no les afecta, sólo a los machacas.

Yo lo único que quiero, es un trabajo digno. Y cada vez es peor. Y no os quiero explicar cómo está la Hostelería y lo que se paga a los trabajadores, que tiene de todo menos digno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *